lunes, 9 de febrero de 2009

2.2.1. Los signos del Reino de Dios


Jesús no sólo hablaba, sino que actuaba. Una de las cosas que impresionan de la vida de Jesús son milagros que obraba.

Con los milagros, Jesús demuestra que:
-Él es el Hijo de Dios, el Mesías anunciado.
-El Reino de Dios ya es una realidad.

Jesús no utilizó nunca los milagros en beneficio propio, ni para llamar la atención, ni para librarse de la cruz; siempre los hizo para manifestar su misión y su divinidad.